LEED® for Homes en Latinoamérica

En México existen diversos órganos o programas gubernamentales que promueven la construcción de la vivienda sustentable que buscan mejorar la calidad de vida de las personas y mitigar su impacto ambiental a través de estrategias de ahorro de energía, uso eficiente del agua y reducción de residuos de la construcción, por mencionar algunas. Si bien, estas acciones son de gran aporte para la industria de la vivienda sustentable en México, hoy en día la Certificación LEED® (Leadership in Energy and Environmental Design, por sus siglas en inglés) juega un papel muy importante para incrementar la exigencia y la calidad de los proyectos residenciales.

El sistema de LEED for Homes prácticamente es nuevo en México y Latinoamérica. Sin embargo, el antecedente de LEED en México tiene mucho mayor alcance en proyectos de tipo residencial como en Torre Paradox en Ciudad de México, Torre KOI en Nuevo León, y Torre Saqqara Residencias también en Nuevo León, que son proyectos que buscan la certificación bajo el sistema de LEED para Nuevas Construcciones, y que incluyen viviendas en su desarrollo. Además, en Latinoamérica ya existen viviendas con certificación LEED for Homes, y otras que están en proceso de certificación.

LEED® FOR HOMES

Al igual que el resto de los sistemas de clasificación de LEED, los proyectos pueden alcanzar uno de los cuatro niveles de certificación: Certificado (40 a 49 puntos); Plata (50 a 59 puntos); Oro (60 a 79 puntos), o; Platino (80 puntos o más). Este sistema también se rige por un conjunto de prerrequisitos que son de carácter obligatorio y que no generan puntos para la certificación; así como por créditos, que son los requerimientos que a medida de que se vayan cumpliendo, generan puntos al proyecto para poder lograr el nivel deseado.

En LEED for Homes, la puntuación obtenida se define según la relación entre la superficie construida y el número de habitaciones para reconocer a las viviendas que optimizan su tamaño. Lo anterior se debe a que si un proyecto cuenta con un cierto número de dormitorios y de pronto el equipo de proyecto decide aumentar los metros cuadrados de construcción manteniendo el mismo número de recámaras, se incrementaría el consumo energético a igual número de usuarios.

Para certificar un proyecto bajo LEED for Homes, es fundamental entender que a diferencia del resto de los sistemas de LEED, existen tres figuras fundamentales para la certificación: “LEED for Homes Provider” que funciona como control de calidad y apoyo técnico; “Green Rater”, un agente encargado de verificar en sitio que las medidas implementadas hayan seguido el plan documentado, y; “Qualified Energy Rater” el cual realiza pruebas de desempeño en los sistemas mecánicos de la vivienda para asegurar que los equipos se desempeñan de la manera que se exige. Además, es importante conocer los siguientes puntos para proyectos fuera de los Estados Unidos:

  • No se necesita hacer modelado energético. Se sigue el método prescriptivo de Energy Star, el cual tiene en cuenta la eficiencia de los equipos de aire acondicionado, calefacción, agua caliente sanitaria, espesores de aislamiento y características de los vidrios.
  • No necesitan hacer una prueba de hermeticidad. Se ofrece este servicio de manera opcional para que los promotores puedan darle un valor añadido a la certificación.
  • Existe un prerrequisito para proteger a los ocupantes del gas radón en aquellas zonas. También se protege a los ocupantes de los gases de combustión y gases del garaje.
  • En aquellos proyectos donde existe inyección de aire exterior se requiere que los filtros tengan una eficiencia mínima que normalmente ya consideran los diseñadores del proyecto. Normalmente las viviendas se diseñan con ventilación que sólo consiste en extracción, en este caso no se necesita ningún filtro.
  • Existe un plan de control de calidad por el cual desde la etapa de diseño se revisan los detalles constructivos y materiales que constituyen la envolvente para que no haya ningún problema de entrada de agua de lluvia, condensaciones intersticiales y puentes térmicos (entre otras). Esto redunda en una mayor calidad de la construcción y evita responsabilidades legales al constructor y arquitecto.
  • Se necesita una inspección física para revisar la correcta instalación del aislamiento, sus espesores y que no existan puentes térmicos. Al igual que el “Plan de gestión de la durabilidad”, esta acción redunda en una mayor calidad de la construcción y evita responsabilidades legales al constructor y arquitecto.
  • Todas las medidas son verificadas in situ por un tercero independiente (Green Rater y Energy Rater). Este proceso permite obtener una calidad de la construcción mucho mayor y en la cual los usuarios finales podrán disfrutar de todas las medidas de sostenibilidad aprobadas durante las fases de diseño y construcción.
  • Se tiene un crédito de control de plagas que es muy sencillo obtenerlo con los métodos constructivos existentes fuera de Estados Unidos (concreto armado y ladrillo). La madera es un material constructivo que ofrece muchos problemas ya que se deteriora fácilmente por la acción del agua, el fuego y es mal aislante acústico. Todos estos problemas no existen con el  concreto  y el ladrillo.
  • Para la verificación  de sistemas, se utiliza Energy Rater para ayudar a verificar y medir el rendimiento de ventiladores y minisplits de la vivienda ofreciendo mayor calidad a los usuarios al verificar su correcto funcionamiento.
  • Para verificar el Diseño Solar Pasivo, existe un método prescriptivo para orientar la vivienda de tal forma que favorezca el asoleamiento en invierno y se proteja del mismo en los meses más calurosos. Además se premia a los proyectos que reserven un espacio para instalar a futuro paneles fotovoltaicos, aunque no se dejen instalados en el momento de la entrega al cliente final.

Cabe señalar que, existe el mito de que el sistema de certificación LEED for Homes se creó para sistemas de construcción basados en la madera. La realidad es que sistemas alternativos de construcción, como el  concreto armado o el ladrillo tienen una calidad de construcción mucho mayor que la madera. La construcción con madera tiene una gran cantidad de puentes térmicos, carece de aislamiento acústico, es susceptible al ataque por plagas (termitas) y se comporta mal frente al fuego y a la humedad. El sistema de certificación ofrece estrategias para mitigar estos problemas de la madera, los cuales, al no afectar al concreto ni al ladrillo, son créditos que se ganan automáticamente, sin realizar ninguna acción adicional.

EL RETO PARA LA INDUSTRIA DE LA VIVIENDA EN MÉXICO

No cabe duda que LEED® FOR HOMES promueve  la transformación de la industria de la construcción de viviendas hacia prácticas más sustentables, lo que permite aumentar el valor de la vivienda. Además, los compradores comienzan a buscar que sus hogares sean sustentables y saludables y que operativamente, sus viviendas tengan ahorros importantes para que sus inversiones retornen en el menor tiempo posible. No pensar en construir viviendas de carácter sustentable en México está dejando de ser una opción para la industria, por lo que los desarrolladores deberán de actualizarse y hacer equipo con los profesionales, y los Green Rater o Consultores LEED® pueden ser un gran apoyo para que sus inversiones tengan mayor rentabilidad.

BIBLIOGRAFÍA

  • USGBC®. (2015). The Business Case for Green Building. Publicado el 10 de Febrero de 2015. Recuperado en: https://www.usgbc.org/articles/business-case-green-building
  • Inmobiliarie LATAM. 2015. Comienza la Certificación LEED For Homes. Número 101. Publicado en: https://inmobiliare.com/articulos-publicados/
  • Mundo HVAC&R. Primera casa LEED en México. Sin fecha. Recuperado en: https://www.mundohvacr.com.mx/mundo/2015/05/primera-casa-leed-en-mexico/
  • USGBC, 2017. LEED Certification. Recuperado de: https://www.usgbc.org/leed
  • USGBC, 2014. Guía de Referencia para el Diseño y la Construcción de Edificios v4. Washington D.C., Estados Unidos de América, Páginas 54-135.

Propiedad intelectual de Revitaliza Consultores®